lunes, 27 de junio de 2016

Ley D'Hont vs circunscripciones pequeñas


En las elecciones anteriores en España partidos como Unidad Popular o Ciudadanos se quejaban de que el sistema electoral les perjudicaba, que los escaños les salían muy caros medidos en votos, comparados con los partidos mayoritarios. En las elecciones de ayer también ha sucedido lo mismo, perjudicando a Ciudadanos principalmente, costándole 97600 votos cada escaño, mientras al PP le cuestan 57700 cada escaño, 63800 al PSOE y 71100 votos a Podemos  y un partido como PACMA con 284800 votos no tiene ningún escaño.

Algunos dicen enseguida "¡la culpa es de la Ley d'Hont!"

Pues no es cierto, la culpa no es de la Ley d'Hont, es de la existencia de circunscripciones pequeñas.
PACMA no tiene ningún escaño porque no ha legado al mínimo necesario en ninguna provincia.
Si no votáramos por provincias sino en una circunscripción única para toda España, esto no pasaría.

24.160.000 votantes entre 350 escaños sale a unos 69000 votos por escaño.

El sistema de circunscripciones pequeñas, con incluso solo 2 diputados por circunscripción como Soria, favorece a los dos primeros partidos. En Soria los escaños se los llevan uno el PP y otro el PSOE, quedando el resto de votos al resto de partidos perdido, desperdiciado.

Para solucionar esto hay varias opciones pero todas pasan por circunscripciones mayores.
Una posibildad sencilla sería que la circunscripción sea la comunidad autónoma en vez de la provincia. Sería una buena mejora, aunque no perfecta pues no solucionaría el problema en las comunidades uniprovinciales de poca población como la Rioja con solo 4 diputados.

Otra opción sería la planteada por C's que es que la mitad del parlamento sea elegido en circunscripción única para toda España.

Una tercera opción, en parte parecida a la anterior, es que el sistema siga igual con circunscripciones provinciales, pero con un mínimo de votos para conseguir un escaño, de modo que los votos sobrantes se recuenten a nivel de toda España y se asignen escaños a ellos a partir de un lista de "reservas".

Y la más drástica de todas sería justo es circunscripción única para toda España y todos los 350 representantes.

¿Cual os gusta más?


domingo, 26 de junio de 2016

Resultados Elecciones junio 2016

Tras un 98,9% escrutado, los resultados han sido los siguientes:


Observando los cuatro principales partidos o coaliciones, en escaños el PP con 137 sube 14 escaños, PSOE con 85 baja 5 escaños, UnidosPodemos+confluencias con 71 queda con el mismo número de escaños, y Ciudadanos con 32 baja 8 escaños.

En porcentaje de votos el PP con un 33% gana un 4,3% del total de votos, el PSOE con un 22,7% gana un 0,7%, UnidosPodemos+confluencias pierde un 3,2% (de 24,36% a 21,11%) y Ciudadanos con un 13,1 % pierde un 0,9%, todos respecto al total de votantes.

sábado, 25 de junio de 2016

¿Bajar los impuestos sube la recaudación?

Otro dicho popular y argumento político habitual, sobre todo en los partidos de derecha pero también para criticar al gobierno cuando éste nos sube los impuestos, es que bajar los impuestos aumenta la recaudación final, pero ¿es esto cierto?
Analicémoslo y veamos si no se trata más que de otra falacia como las anteriores planteadas en este blog.

Por un lado el argumento habitual es que al bajar los impuesto sube el consumo y este aumento de consumo crea un aumento de actividad económica que, aunque con impuestos menores, compensa la bajada de impuestos tanto que incluso se recauda aún más que antes.

Cierto es que una bajada de impuestos reactiva el consumo, ¿pero es consumo interno o es consumo externo?
Será consumo de ambos tipos, seguro. De este modo el consumo interno sí generará más actividad y más impuestos pero el consumo externo generará salida de divisas y finalmente un aumento de la deuda externa, y generará un aumento de actividad ... en los países a los que importamos productos. Si me gasto la bajada de impuestos en un móvil fabricado en Korea, a quien beneficio es a los koreanos, no a los españoles. El crecimiento económico producido por esa bajada de impuestos sería a costa de endeudamiento externo, un crecimiento insano, un aplazamiento del problema nada más.

Esto está relacionado en parte con la falacia de que el aumento del consumo mejora la economía de un país.

Por otro lado está la teoría de la curva de Lafter, economista que inspiró a Reagan en su política económica, bajando el tipo marginal de impuesto de la renta del 71% al 31% durante su mandato.

Con T=recaudación total     y          t=tipo impositivo o presión fiscal.

La idea de esta función es que si la presión fiscal es cero seguro que la recaudación es cero también, pero si la presión fiscal es del 100% destruiremos la economía y la recaudación también caerá a cero.

La recaudación óptima será t* que en este gráfico básico está en medio y sugiere ser de un 50%. En base a esto Ronald Reagan aplicó un gran recorte de impuestos de la renta e impuestos al capital que estimuló la economía americana, al menos en teoría. Pero esto es discutible y algunos le acusan de crear la mayor deuda externa del mundo.

Volviendo a la curva de Laffer, la curva básica indicada arriba es muy simplista y el pico de recaudación máxima puede estar desplazado a la derecha o estar a la izquierda. Donde está de verdad es algo muy discutido, tanto que algunos economistas se ríen pintando una curva como la siguiente






 Buscando podemos encontrar curvas como las siguientes según quien la ponga.





  
Entonces, sea la correcta un pico en t=50%, t=70% o t=70%, la cuestión es que bajar los impuestos sólo incrementa la recaudación si los impuesto son demasiado altos.
Afirmar que bajar los impuestos hace que aumente la recaudación, así en general, es una falacia.

La respuesta correcta sería ... ¡depende!


Los economistas siguen revisando y revisando la curva y publicando artículos tratando de definirla con exactitud, adaptada a diversos países y teniendo en cuenta no solo el efecto inmediato sino también a largo plazo, y redibujándola para cada sector y tipo impositivo, pudiendo variar según a qué impuesto y a quien se carguen los impuestos.

En un estudio bastante reciente, de 2011 de Tabrandt y Hulig obtienen que, dejando los impuestos al capital constantes, el efecto sobre la recaudación de variar los impuestos sobre el trabajo es así:

de modo que en los Estados Unidos aun hay  margen para subirlos pero en Europa y están muy altos y cualquier subida produciría efectos mínimos.
Los autores además adaptan el gráfico incluyendo el efecto sobre la inversión en capital humano (educación) por parte de las familias
con esta consideración Europa ya está en máximos. Poco margen nos queda a los españoles.

Respecto a impuestos a las empresas, subir los impuestos a las empresas no se refleja directamente sobre el consumo sino sobre la inversión. Si subimos los impuestos a las empresas por encima del óptimo, estas tienen menos dinero para invertir en hacer crecer la empresa, en mejorar su productividad y competitividad, en crear nuevas empresas; las empresas entonces languidecen, quedan anticuadas, y mueren por la competencia de otras empresas extranjeras que sí invierten y progresan. Chris Edwards del Cato Institute nos ilustra con el siguiente gráfico donde se aprecia lo ocurrido durante las últimas décadas al respecto


 ¿Donde está el punto óptimo de impuesto de sociedades para obtener la recaudación máxima sin perjudicar al crecimiento del tejido empresarial?
En un estudio de 2007, Alex Brill and Kevin Hassett del "American Enterprise Institute" calcularon que para el impuesto de sociedades el tipo ideal para maximizar recaudación estaba en el 25%


 mientras en los 80 el pico estaba en el 33%. Calculado ello para un efecto a 5 años vista.

 Trabrand y Hulig también calculan unos gráficos para el caso de los impuestos "al capital", mostrando que el efecto sobre la recaudación, sobre todo en Europa, es mínimo tanto al bajarlos como al subirlos salvo si nos pasamos subiéndolos.
Segun esta última curva de Laffer, casi daría igual eliminar el impuesto de sociedades que subirlo al 70%, pero hay que tener en cuenta que los países con impuestos de sociedades del 18% o del 12%, como Hong Kong o Irlanda son los de mayor crecimiento empresarial y los que al cabo del tiempo recaudan más en impuestos de sociedades.



No podemos despreciar el efecto de los impuestos, principalmente los impuestos sobre sociedades y el capital, sobre el crecimiento de la economía y no sólo sobre el efecto a corto plazo en la recaudación de impuestos.
Una gran subida de impuestos puede ser "pan para hoy pero hambre para mañana".
A muchos estudios se les critica no tener en cuenta este efecto.

Aquí os dejos la información. Vuestras son las conclusiones.





jueves, 23 de junio de 2016

Los intereses de la deuda ahogan España?

Siguiendo con la serie de falacias económicas tras la falacia de que la presión fiscal en España es muy alta y la falacia de que hay que aumentar el consumo para salir de la crisis, vamos a ver la falacia que dice que los intereses de la deuda de España o de Grecia son tan altos que impiden a los gobiernos funcionar correctamente y tienen la culpa de todos nuestros males.

Incluso se oye mucho decir en las tertulias a miembros relevantes de la izquierda española decir que ¡los intereses son un tercio del presupuesto del estado! y que esto nos está ahogando económicamente, y así llegar a la conclusión de que hay que impagar la deuda para salir de la crisis de austeridad.

Para empezar es una falacia que impagar parcialmente la deuda vaya a reducir los intereses pues dicho impago provocaría que el resto de deuda se cotizara a mayor interés y por lo tanto las siguientes renovaciones de deuda serían a mayor interés. Con ello al final acabamos igual o perdiendo. Pagando igual o más intereses.

Pero la falacia está en los porcentajes. En el presupuesto del estado español los intereses de deuda representan un 3,4% del PIB aproximadamente, lo que evidentemente no puede ser un tercio de nuestro presupuesto de gastos. Es falso que solo gastemos un 10,2% del PIB. Para empezar nuestra presión fiscal ya es aproximadamente de un 32,5% del PIB y nuestro gasto algo más pues sigue habiendo déficit.

Ni siquiera Grecia está pagando un alto porcentaje de su PIB en intereses pues gracias al rescate solo paga un 4% de su PIB.

¿Un 3,5% o un 4% del PIB es demasiado o es aceptable?
Por supuesto sería mejor un 2% o menos pero lo que pagamos no es tan grave ni "vacía las arcas del estado" como dicen algunos. La clave está en que los tipos de interés vayan bajando y poder colocar la deuda que va venciendo y vamos renovando a menor interés, como España que ahora mismo está colocando sus bonos a 10 años al 1,4%. Y por supuesto no incrementar la deuda a ser posible o incrementarla muy poco. Cuando un país debe mucho su meta debe ser el déficit cero para que su deuda no crezca.

El mundo ideal: déficit cero y deuda colocada a intereses a tipos casi cero. Pero para tener intereses a tipos bajos hay que tener credibilidad, fiabilidad, estabilidad... y así tener la confianza de los mercado que son al final quienes marcan esos intereses.

Volviendo al tema inicial y dejando de irme por las ramas, es una falacia que los intereses de la deuda representen un porcentaje muy alto de los presupuestos del estado, representan un 10% del presupuesto y van a la baja.

miércoles, 22 de junio de 2016

La presión fiscal en España es baja comparada con la media europea".

"La presión fiscal en España es baja comparada con la media europea".

Esta es una frase que oímos mucho en los últimos años. Casi todo el mundo está de acuerdo en esto y tiene claro que debe aumentar para poder cubrir nuestro déficit presupuestario y si sobra hacer gastos extras como contratar más funcionarios o construir más infraestructuras.

Los partidos de izquierdas opinan que lo que está bajo es el impuesto a las empresas y a la riqueza en general y que eso es lo que hay que aumentar, mientras los de derechas... bueno no lo dicen claro pues perderían votos pero en el  fondo opinan que hay que dejar tranquilas a las empresas y si algún impuesto debe subir es el IVA u otros indirectos o al consumo, o incluso el IRPF en general.

Dejando de lado las opiniones partidistas e ideológicas veamos cómo son nuestros impuestos comparados con los del resto de Europa y saquemos nuestras propias conclusiones. Para esto es muy útil el informe que cada año hace la Unión Europea "Taxation trends in the European Union", así que vayamos al informe de junio de 2014 y empecemos a desgranarlo a ver que averiguamos.

presion fiscal 2012
Los anexos de tablas son muy interesantes y en la tabla 1 (p 174) tenemos que en 2012 el total de impuestos sobre el PIB fue en España del 32,5% mientras que la media ponderada de la Europa de los 17 (zona euro) es del 40,4% del PIB. Con esto queda claro que en España se paga bastante menos que en la media de la zona euro, de modo que si tuviéramos la misma presión fiscal se recaudaría un 7,1% del PIB que ahora se deja de recaudar. Esto solucionaría nuestro déficit fiscal y aún sobraría algo, no mucho pues nuestro déficit supera el 5% del PIB, pero algo es algo. Ahora bien, fijémonos que ese 7,1% representa un 22% de incremento sobre el 32,5% que ya recaudamos; una buena subida.

Bien, supongamos que subimos los impuestos al nivel medio de la zona euro.
¿Qué partidas habría que subir? ¿El IVA? ¿Los seguros sociales? ¿El impuesto de sociedades? ¿El impuesto de la renta?... sigamos leyendo.

La siguiente tabla interesante es la tabla 4, sobre impuestos indirectos, como el IVA, el impuesto a la gasolina, al tabaco, al alcohol...Allí podemos ver que España recaudó sólo un 10,7% del PIB mientras la media Euro17 fue del 13,3%. Así que para igualarnos tendríamos que subir estos impuestos de modo que recaudemos un 2,6% del PIB extra. Una buena subida por cierto pues estos impuestos deberían incrementarse en un 24% sobre la tasa que pagamos actualmente.

El IVA es una buena parte de estos impuestos indirectos, así que veamos la tabla 6 y vemos que España recauda un 5,5% del PIB en forma de IVA mientras que Euro17 recauda un 6,9%. Esta claro que habría que recaudar más IVA para igualarnos. Concretamente un 1,4% del PIB que representa un 25% de lo recaudado por IVA.

La tabla 14 (p 187) trata de los impuestos directos (IRPF, impuesto de sociedades...). Aquí España recauda en 2012 un 10,6% del PIB mientras la zona Euro17 un 12,7%. Es una diferencia de un 2,1% del PIB que implicaría un aumento de un 20% de los impuestos directos.

Dentro de estos impuestos directos el mayor peso recae sobre los impuestos a los ingresos personales, como el IRPF, que podemos ver en la tabla 16. Aquí vemos que España recauda en este concepto un 7,7% del PIB y que la zona Euro17 recauda un 9,2%. Tendríamos que recaudar un 1,5% del PIB más para igualarnos a los demás, lo que significaría aumentar este impuesto en un 19% sobre su recaudación actual.
Otra parte importante de los impuestos directos son los impuesto a las corporaciones que aparecen en la tabla 18. España recauda en 2012 un 2,2% del PIB y Europa17 un 2,4%. Un 0,2% del PIB más que representa recaudar un 10% más que lo recaudado.

Pasemos a la tabla 22 (p 195) sobre las "contribuciones sociales" o seguros sociales. En España se recaudó el 12% del PIB mientra en Euro17 el 14,6% del PIB. Habría que recaudar un 2,6% del PIB más para igualarnos, es decir recaudar un 22% más. Un dato curioso es que esta diferencia reside totalmente en la parte pagada por los empleados que en España es solo del 1,7% del PIB mientras la media de la zona Euro 17 es de un 4,4% del PIB. Deberíamos pagar 150% más que ahora para igualarnos en esta partida.

Y respecto a el impuesto de patrimonio hay una tabla interesante que también llama la atención (tabla 76) que nos indica que el impuesto a la propiedad representa en España el 2,2% del PIB mientras la media de la zona euro es de un 2,1%, es decir, tenemos un impuesto a la propiedad algo superior a la media.

Así que como resumen tenemos que para equiparar nuestra presión fiscal del 32,5% del PIB al 40,4% de la zona Euro, tenemos que recaudar un 24% más de impuestos indirectos que ahora (incluyendo un 25% más de recaudación por IVA), un 20% más de impuestos directos (incluyendo un 19% más de recaudación de IRPF y un 10% más de recaudación por impuesto de sociedades) y recaudar un 22% más en contribuciones sociales (que recaería totalmente sobre la parte del salario de los trabajadores). Y habría que tener en cuenta que no tendríamos que subir nada ni las contribuciones sociales pagadas por las empresas ni los impuestos a la propiedad.

Bueno... ahora que cada uno saque sus propias conclusiones, pero em temo que es una falacia decir que para igualarnos con la media europea hay que subir los impuestos a los ricos. NO, hay que subirlos a la clase trabajadora.

martes, 21 de junio de 2016

La falacia del consumismo como remedio a la crisis

Medios de comunicación, políticos y algunos economistas abogan continuamente por aumentar el consumo para salir de la crisis.  Supuestamente este aumento de consumo hará que las empresas necesiten más producción y por lo tanto más mano de obra, lo que haría que el paro disminuyera y este empleo nuevo consumiría más entrando el proceso en un círculo vicioso positivo.

Suena bien ¿verdad? todas las falacias suenan bien. Eso es una falacia, algo que suena lógico pero que oculta verdades que hacen que en realidad el argumento sea falso. Algunos economistas se han dado cuenta de la falacia y lo han dicho. Jose Carlos Díez es de los pocos que al oír a los economistas que asesoran a Podemos proponer más funcionarios para así estimular el consumo como remedio a nuestros problemas dice que el fallo del asunto está en que eso provocaría un aumento de las importaciones y en consecuencia un aumento de la deuda española.

Y ahí está el problema. Un aumento del consumo lleva inevitablemente a aumento de las importaciones, pues el consumo no se dirigiría sólo a productos y servicios locales sino a también a productos y servicios importados, ya sea consumir más petróleo vía gasolina, o comprar electrónica producida en Korea o hacer un viaje al extranjero. El consumo es ciego y no mira si estropea la balanza de pago o no.
Y si aumentan las importaciones sin una contrapartida de aumento de las exportaciones, el déficit comercial aumenta, la balanza por cuenta corriente se deteriora y el único modo de equilibrar el flujo de capitales es por medio de aumento del endeudamiento. Endeudamiento que además será externo. Si sale de España más dinero del que entra, el equilibrio monetario se consigue inevitablemente entrando nuevo dinero fresco a España a través de deuda. Ya sean las administraciones mediante emisión de bonos que compran extranjeros o mediante el endeudamiento de empresas y familias a través de bancos que finalmente piden dinero al BCE o a otros bancos europeos para prestarnos.

Y ese es el problema. Esa es la falacia. Nuestro endeudamiento está al límite y no puede aumentar mucho más.


España es uno de los países más endeudados del mundo. Somos según El País el segundo país del mundo con mayor deuda externa tras Estados Unidos (en realidad no trata de duda pura sino del conjunto de préstamos más activos en poder de extranjeros. Ver documento original del FMI. Si miramos solo deuda pura, Holanda y el Reino Unido están peor), y no me refiero a deuda per cápita ni deuda en relación al PIB sino en deuda absoluta, por lo que si tenemos en cuenta que nuestra población no es tan elevada como la de otros muchos países, y 7 veces menor que la de EEUU nos lleva a la conclusión de que nuestro nivel de deuda total NO PUEDE AUMENTAR MÁS, o al menos no podemos hacerlo fácilmente sin que los mercados se alarmen y la fuga de capitales desde España nos presione de manera que nos impida aumentar dicha deuda.

Así que si aceptamos que nuestro nivel de deuda total y externa no debe aumentar, que no puede aumentar significativamente, debemos aceptar que nuestra capacidad de consumo global, como españoles, no debe aumentar más allá de lo que aumenten las exportaciones.

Si las exportaciones no aumentan no puede aumentar nuestra capacidad de consumo salvo a base de deuda y más deuda. Recordemos que si la balanza de pagos se deteriora la deuda aumenta inevitablemente. Esto casi se podría considerar un principio económico, una regla inamovible.

Entonces ¿Por qué ha funcionado en otras ocasiones? Cuando un país tiene poca deuda las políticas Keynesianas pueden funcionar, pues se puede aumentar el volumen de deuda del país sin problemas. España ha estado décadas con un déficit comercial y balanza de pagos inmenso pero se ha ido compensando con aumento de deuda externa. Eso no podía ser para siempre y me temo que hemos llegado al tope posible. Se acabó el crecer a base de incremento de deuda.

Muchos economistas reconocen que hemos vivido una burbuja de deuda y que parte de nuestros problemas actuales se deben a que el nivel de deuda alcanzado es excesivo, lo cual es un reconocimiento implícito a que nuestra deuda no puede subir más. Así que asumámoslo: no podemos aumentar el consumo más allá de lo que aumenten nuestras exportaciones.

Aceptémoslo, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades , a base de aumentar más y más la deuda de todos los españoles, y esto no va a mejorar fácilmente, y desde luego no simplemente gastando más y endeudándonos más.

Hola Mundo

Hola a todos primeramente.

Bienvenidos a este blog donde trasladaré todos mis artículos relacionados con política que he ido escribiendo en bolseando2.blogspot.com y que considero que no es el sítio adecuado. Ese era un blog de bolsa y la política lo está "ensuciando" ligeramente.

Voy a dejarlo para lo que era, bolsa y economía y los de corte político los traslado a este blog, junto a nuevos posts claro.

Un saludo a todos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...